La Plata, Bs As.
Sábado, 18 noviembre 2017
Revista Num. 362
La gestión de Alberto Weretileck no repara en erogaciones. Sumas exorbitantes en autos, pasajes de avión y viviendas oficiales engrosan la lista. Como contrapartida, la Provinci...
Ver Revista
Revista SI HAY MISERIA QUE NO SE NOTE

Revista Num. 362
Ver Revista
REGION
Clubes de fútbol: escuelita de políticos
El vínculo entre el deporte y la política no es nuevo. Poder, negociados e influencias convierten a los clubes en un semillero de dirigentes. El detalle de los equipos y nombres de la región
Clubes de fútbol: escuelita de políticos
El fútbol y la política se conjugan en Argentina como en pocas partes del mundo. Si hasta el mismísimo Presidente de la Nación tomó como trampolín a la gestión pública la conducción de una institución deportiva vinculada al juego más popular. Fue nada más y nada menos que Boca Juniors la escuelita que se encargó de meter a Mauricio Macri de lleno en la rosca política, y le brindó un curso acelerado de administración de poderes, egos, presiones, demandas y, por sobre todas las cosas, fondos.

En la Patagonia, como en gran parte del país, los ejemplos sobran. Hay de todo: los que llegan a ocupar un cargo público gracias a su trabajo en un club de fútbol y los que, a la inversa, recalan en las instituciones siendo funcionarios, portando cargos electivos, o retirados ya de las arenas políticas partidarias, como para despuntar el vicio y no perder la costumbre del poder.
Sabido es que el fútbol mane-ja cajas tentadoras para todos, así como también mueve multitudes que, traducidas en lenguaje político, representan votos. Para los equipos más grandes, se pone en juego la masa societaria, que delimita posibilidades de conducción. En lo financiero, los derechos de televisación, las transferencias de jugadores y el ingreso por sponsors son la caja por la cual todos se disputan el trono.

Entre lo privado y lo público

Una característica propia del territorio nacional, y que se emula en la región patagónica, es que la mayoría de los clubes de fútbol, a pesar de ser una fuente de poder real, se mantiene como asociaciones civiles sin fines de lucro, con estatutos, socios, y procedimientos democráticos parecidos a los establecidos en el país. Sin embargo, no faltan los empresarios que ven en el deporte un negocio más que rentable, que además permite el acceso a otros espacios antes desconocidos. Tal es el caso de Boca de Río Gallegos, a cargo de la polémica familia Báez, que supo ser una propiedad más del ahora alicaído empresario constructor.

Otros casos resonantes en la zona son los de quienes conjugan sus puestos como dirigentes con sus cargos públicos. Por caso, Tania Lastra en Río Negro es diputada provincial (JSRN) y presidenta del club Argentinos del Norte. Otro caso similar es el de Pablo Mamet, en Chubut, que comanda Huracán de Trelew y es ministro de la Producción. Uno que no blanquea, pe-ro que es parte central de la dirigencia de Deportivo Rincón, es el indendente de Rincón de los Sauces, Marcelo Rucci.

El reparto

Un factor clave para muchas instituciones deportivas pasa por la posibilidad de financiamiento. Cuando se trata de sociedades civiles, el sostenimiento resulta complejo, ya que los gastos en mantenimiento resultan, muchas veces, más elevados que los ingresos. Allí existen dos salidas: la privatización, plasmada a través de un gerenciamiento, o el financiamiento estatal, a través de publicidad, créditos o aportes.

En este último punto, donde la mano de Estado se mete, la disputa por el reparto es la que prima, des-de organismos provinciales y municipales que auspician, pasando por préstamos blandos, y llegando a aportes directos no reintegrables. El asunto entonces pasa a ser la direccionalidad con la que se ejecutan esos fondos públicos. Ahí entran al juego los vínculos de poder y las habilidades políticas. Algunos reciben por ser amigos, otros por tener capacidad para la gestión, y están aquellos que intercambian favores. En el medio, dirigentes y políticos se mezclan, y en algunos casos, incluso, se ven de uno y otro la-do del mostrador. Y los clubes se convierten en toda una escuelita de políticos.

Huracán: Un epicentro de la política ligada al fútbol

El club Huracán de Trelew parece tener el don de atravesar a toda la política provincial actual. Es que por allí han pasado, desde el propio gobernador Mario Das Neves, hasta ministros nacionales y provinciales. Sin embargo, quien dejó una huella en la institución trelewense fue el padre del mandatario provincial, Dionisio Das Neves. En reconocimiento por su participación, han elegido su nombre para designar al Polideportivo de la institución.

Por su parte, el actual presidente del club es el ministro de la Producción chubutense, Pablo Mamet, quien fue erigiendo su carrera política gracias al ascenso conseguido en la dirigencia deportiva, a pesar de su corta edad. Paralela-mente, otro cuadro político de la Provincia que está directamente vinculado con el “globo” de Trelew es el exministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar, quien a pesar de encontrarse en la vereda de enfrente de la gestión de Mario Das Neves y Pablo Mamet, conserva su pertenencia, y además hace las veces de asesor en la Comisión Directiva.

Huracán no le escapa a la realidad política provincial, donde la disputa por el poder se dirime puertas adentro y afuera del club, con intereses partidarios cruzados en permanente pugna. Los dirigentes conciben a la institución como una puerta de acceso a los cargos públicos.

El "león" de Rincón: Una insitución por y para petroleros

Marcelo Rucci es intendente de Rincón de los Sauces y número dos del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén. Siguiendo el camino de su líder, Guillermo Pereyra, el jefe comunal fundó su propio club, el 9 de septiembre de 2012.
Con apenas cinco años, logró el as-censo a primera en la liga neuquina, obtuvo el torneo de la “A” en la liga LIFUNE y la Copa Neuquén. Luego, participó del Federal C, y consiguió una invitación al Federal A, en un ascenso meteórico de categorías que requiere de un sustento económico considerable. Con el apoyo del Municipio y del petróleo, la institución conducida por la mano derecha de Rucci, Ricardo Dewey, sigue creciendo y ganando terreno en la élite del fútbol nacional. Deportivo Rincón se suma al ex-tenso historial de equipos vinculados a la actividad pe-trolera de la Patagonia.

Un Sobisch al mando

Gastón Sobisch es el presidente del Club Independiente de Neuquén e hijo del polémico exgobernador de la Provincia. Además de su rol de dirigente deportivo, es operador político de su padre, intentando instalarlo nuevamente en la arena política neuquina.

Sol de Mayo: entre la política y los negociados

El club de fútbol Sol de Mayo tiene como presidente actual a Adán Valdebenito, hermano de la legisladora Graciela Valdebenito (JSRN). También presidió la institución el ex vicegobernador Mario De Rege. El vínculo del club con el oficialismo provincial despertó la polémica al conocerse la construcción de un casino en el predio del estadio, que implicó la extensión de la concesión del juego en toda la Provincia. Otro caso de negocios, política, y fútbol.

Tania Lastra: entre la diputación y la presidencia del club

La aparición de una mujer resulta destacable entre tanta figura masculina. Se trata de Tania Lastra, diputada provincial (JSRN) y presidenta del club Argentinos del Norte, de General Roca. La política juega en torno a la institución de la localidad rionegrina, comandada por el intendente Martín Soria, rival político de la mandamás del club. Lastra, que es la máxima autoridad de la Liga Interbarrial, denunció en reiteradas oportunidades que Soria lleva adelante una persecución política a la institución deportiva que preside, negando ayuda y dificultando su normal funcionamiento. El de Argentinos del Norte de Río Negro es otro caso de rivalidades políticas, juegos de poder y manejo de fondos vinculados a un club de fútbol.

La familia Baéz tiene su propio Boca en Santa Cruz

Uno de los clubes más importantes de Río Gallegos está vinculado a un apellido emblemático para la política nacional y provincial de las últimas décadas. Se trata, nada más y nada menos, que de la familia Báez. Tanto Lázaro como su hijo Martín han llevado las riendas de la Institución deportiva siendo amos y señores de to-do lo que allí sucede. El ahora detenido empresario de la construcción, de relación estrecha con la familia Kirchner, se encargó de edificar un club a su medida, cuando se hizo cargo de la institución de la cual era hincha, y le dio el mando a su hijo. Entre otras cosas, la familia Báez construyó la cancha de fútbol. Una vez caídos en desgracia, la competitividad del club se vio afectada por la falta de financiamiento empresarial.

El refugio de Eliceche

El exintendente de Puerto Madryn (2003-2011), Carlos Eliceche, fue clave en el desarrollo de la Institución. Su clásico rival, Deportivo Madryn, es comandado también por sus contrincantes políticos: los hermanos Sastre. El club participa actualmente en el torneo de la B Nacional.

Di Giácomo: Uno que está de los dos lados del mostrador

El ministro de Gobierno provincial, Luis Di Giácomo, es directivo del Club Social y Deportivo General Roca. En los últimos días, se desató una polémica en torno a su figura, ya que el Ejecutivo rubricó un decreto -que fue publicado en el boletín oficial-, otorgándole casi un millón de pesos, de forma directa y no reitegrable al club, para que regularice su situación con la AFIP. Dicha situación encendió las alarmas de la oposición denunciando un conflicto de intereses.

Pero este no es el único antecedente al respecto ya que, en abril de este año, a través de la Lotería de Río Negro, la institución recibió la suma de 400 mil pesos en concepto de publicidad institucional por cuatro meses (100 mil por mes). Similar a los 720 mil pesos que se giraron al club por el mismo concepto en el año 2015.
Si bien todas las instituciones sociales han recibido ayuda de los gobiernos, la direccionalidad es frecuente y, en este caso, resulta evidente, ya que, quien mimos da, mimos recibe.

Petrolero Argentino: el equipo de Pereyra

El senador nacional (MPN) y número uno de los petroleros en Neuquén, Guillermo Pereyra, mantiene vínculos estrechos con el club Petrolero Argentino, con sede en la localidad neuquina de Plaza Huincul. Dirigente y empresario, Pereyra se ha encargado de desparramar su poder en diferentes áreas de la Provincia y erigirse como el rey del oro negro, rubro que define los destinos económicos de la región patagónica.

Hermanos Sastre: Alfiles de Das Neves

El intendente de la ciudad de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, y su hermano Gustavo, presidente del club Deportivo Madryn, son parte del armado del gobernador de la provincia, Mario Das Neves, quien en Chubut ha construido un frente electoral para disputarle su espacio al peronismo. Inmerso en la rosca y la disputa por el poder, el mandamás de la institución madrynense pidió por un lugar en las listas para las Legislativas de este año, representando al ChuSoTo. Sin embargo, Das Neves le bajó el pulgar y optó por otros nombres. Los hermanos Sastre concentran gran parte del poder en la localidad y ven al club como una proyección hacia el centro del poder político, aunque en el medio también está la pasión.
COMENTARIOS
  • Genéricos